Endeudamiento municipal democrático

En el contexto político actual, en el que la crisis económica ha venido de la mano de escándalos de corrupción, el desapego del ciudadano con la política hace necesario un cambio de modelo democrático. Ya no basta con la alternancia, ya no basta con votar una vez cada cuatro años porque ya no basta con la alternancia. Es necesario que los partidos políticos presenten caras nuevas acompañadas de ambiciosos y novedosos programas de gobierno, pero no es suficiente: la gente ya no confiará en una alternativa planteada únicamente en términos de democracia representativa. Es imprescindible que los partidos políticos cedan parte de su poder en favor de la ciudadanía.

Necesitamos hacer pedagogía democrática entre todos para que la ciudadanía acabe demostrándose a sí misma que su voz cuenta.

La gente necesita evidencias: necesita que los políticos ya electos sean un ejemplo de demócratas, no basta con pequeños gestos, tienen que ceder buena parte de su poder decisorio a la gente y el ciudadano medio lo tiene que percibir. Hará falta tiempo, pero que los políticos no se cansen de predicar con el ejemplo, y así, quizá llegue un momento en el que la gente termine por creerse de verdad que puede participar y acabe participando de manera natural.

Recordemos a ese ciudadano que no se mete en política que nadie le va a regalar nada, que el derecho a participar se conquista participando, sí, pero exijamos a los políticos que pongan de su parte todo lo que puedan, empezando por abrir la puerta de su despacho a los ciudadanos, y demostrarles con hechos que son partícipes de sus decisiones. Con escucha activa, y con las consultas ciudadanas y referendos que hagan falta; porque es su obligación. Pidámosle al ciudadano que contacte con sus representantes más directos -hoy en día es muy fácil contactar a través de Twitter- y que tomen la determinación de no votar a los políticos que no le escuchen. Evidentemente, esto no basta: el ciudadano no se demostrará a sí mismo la utilidad de esa interación con los políticos hasta que éstos no les cedan parte de ese poder decisorio.

En otras palabras,
es imprescindible que los políticos, como decía, ahonden en la conciencia democrática del ciudadano medio, del “no activista”. Es una obligación de los políticos que salen de la propia ciudadanía devolver parte del poder a la ciudadanía, pero ¿cómo hacerlo? Desde abajo, hacia arriba. Desde las grandes decisiones de los ayuntamientos a la más alta política de Estado. Una buena propuesta al respecto es crear conciencia alrededor de la deuda pública. Una sociedad democrática y consciente del retroceso que supone el sobreendeudamiento debe asumir la responsabilidad de opinar directamente sobre su propia deuda.

No se trata tanto de dejar de pagar la deuda y que cunda la desconfianza y nuestro sistema deudocrático se hunda. Se trata de un ejercicio de pedagogía democrática, de toma de conciencia sobre los presupuestos, un coto a los pelotazos urbanísticos, etcétera. Se trata de ahondar en la conciencia democrática de la gente y cambiar la dinámica en la gestión de presupuestos: hasta normalizar en todas las administraciones la consulta al pueblo, mediante referendo si se quiere seguir contrayendo deuda. Este tipo de operaciones, que bien planteadas pueden ser beneficiosas, deberán contar con el sí de una amplia mayoría de la población.

Ni consiste en no pagar, ni consiste en que nuestros acreedores pierdan la confianza en nosotros y no quieran prestarnos salvo a un alto interés.
Consiste en no tener que necesitarlos. Consiste en evitar una nueva crisis de la deuda otorgándole al ciudadano poder de decisión sobre si quiere volver a endeudarse colectivamente o no. Resultado: si desean deuda será una deuda democrática, los ciudadanos habrían decidido regalarle el poder de decisión a los banqueros cuando vengan mal dadas. Si no desean deuda, entonces los ajustes presupuestarios y de política social dependerán únicamente de la voluntad política y no de injerencias externas.

Logremos que se sienta como un imperativo moral, si no legal, que los alcaldes consulten a los ciudadanos, en caso de considerar necesario endeudar a un municipio… con que solo se lograra eso, habríamos logrado mucho. La transparencia a nivel municipal, para cuestiones tan básicas como el endeudameinto es un tema de voluntad política, de decencia, de compromiso con los representados. Aumentaría la conciencia democrática a través de lo más cercano, se ahorraría mucho dinero, disponible para mejorar los servicios sociales en lugar de recortarlos, para destinar grandes cantidades de dinero, que salen de nuestros impuestos, a reducir las desigualdades, a la cooperación para el desarrollo. Evitemos más deuda, y paliaremos así también las desigualdades es un mundo global.

El hecho de que la ciudadanía acabe demostrándose a sí misma que el poder de decisión sobre el endeudamiento municipal es suyo, y no del político de turno, considero que es una puerta muy interesante que, de abrirla, sería un punto de inflexión a partir del cual el ciudadano tomará conciencia de que puede participar en la vida pública… que la política no es “solo de políticos”.

Proponemos que sea obligatorio consultar expresamente a la población cuando se propongan gastos superiores a una cierta cuantía. Pongamos el ejemplo del Ayuntamiento de Madrid. En Madrid tenemos una trampa importante, el señor Ruiz-Gallardón, decidió en su momento que era buena idea tener el túnel urbano más grande de Europa y el endeudamiento urbano… también el más grande de Europa. Proponemos que las grandes obras, que superen cierta cuantía presupuestaria, o que impliquen endeudarse deban ser aprobadas directamente en una consulta popular vinculante. Además deberá contar con una mayoría amplia.

Artículos relacionados: Delirios democráticos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s