Reparto del trabajo

“Se tiene que permitir al trabajador promocionar en la compañía aunque no trabaje a tiempo completo. No tiene por qué ser siempre la mitad de la jornada y del salario, sino el 70%, en algunos casos, o una parte del trabajo hecho desde casa, por ejemplo. Flexibilidad, en definitiva. Es de lo que estamos hablando en todas las escuelas de negocios. […] Se piensa que el trabajador no se va implicar igual que otro con una jornada más larga, y debería ser al contrario; cuantas más facilidades se le den para que concilie vida laboral y familiar, mejor se sentirá en la empresa y mayor será su rendimiento”. – Sandalio Gómez – IESE Business School

Es sin duda una buena noticia que en las escuelas de negocios se hable de la jornada parcial como algo positivo tanto para la empresa como para el trabajador. Pero el mercado laboral español lleva tanto tiempo evolucionando tan de espaldas a esta posibilidad que es lógico que el trabajador no quiera contemplarla de la noche a la mañana como su opción ideal de futuro.

fourTal evolución constituye una divergencia total con respecto a otros países como Holanda, donde uno de cada dos trabajadores tiene este tipo de jornada. Para encontrar la clave de esto, es necesario retrotraerse a la crisis del petróleo de 1973 y analizar cómo y cuando se salió de la misma en cada uno de los diferentes países, y sobre todo, cómo y cuando se incorporó la mujer definitivamente al mercado laboral en cada caso.

El número de contratos a tiempo parcial ya está subiendo

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), incluso durante los años de más destrucción de empleo, el número de contratos a tiempo parcial sigue subiendo en términos absolutos. En el primer trimestre de 2007, un 12,43% de la población activa (2.494.800 personas) trabajaba a tiempo parcial, mientras que en el mismo período de 2013, el número de personas ha ascendido ya hasta las 2.661.700, lo que supone un 16,00% de la población activa. Si bien aún estamos lejos de las estadísticas de países más avanzados, como el 48,9% que señala Eurostat para los Países Bajos (tercer trimestre de 2010); todo parece indicar que el número de trabajadores a tiempo parcial aumentará sustancialmente en los próximos años.

Incentivo para las empresas, pero no para los trabajadores

Una de las principales razones es la puesta en marcha de la medida del Gobierno de Rajoy -anunciada como coyuntural, hasta que el paro baje del 15%- que consiste en bonificar a las empresas con más de 250 empleados con una reducción del 75% de las cuotas a la Seguridad Social, y del 100% a aquellas que cuenten con menos de 250 trabajadores. Esta medida, que ya fue puesta en marcha por el Gobierno de Zapatero en febrero de 2011, no es mala en sí misma; en un escenario en el que estamos ya comprobando como los puestos de trabajo destruidos por culpa del abaratamiento del despido están empezando a ser sustituidos por otros con peores condiciones de trabajo: el resultado será que prácticamente todo el empleo a tiempo parcial que se cree, será empleo muy precario.

Pero no debemos cansarnos de señalar que el empleo a tiempo parcial no es malo per se, y que, de hecho, en los países más avanzados de Europa ha sido un elemento clave para la conciliación de la vida familiar y laboral, lo que ha significado un aumento de la calidad de vida. El principal elemento diferenciador con esos países: el Salario mínimo interprofesional.

Siguiendo la estela de otros países

En Holanda, en los años noventa se mejoraron, mediante sucesivas reformas, las condiciones laborales de los trabajadores a tiempo parcial, cuyo número iba en aumento. Tales medidas llegaron al punto de reconocer el derecho del empleado a ajustar sus horas de trabajo tanto al alza como a la baja sin tener siquiera que explicitar los motivos, a menos que causara con ello graves problemas de organización a la empresa. En España, en cambio, son muchos los empresarios que manifiestan que legalmente es más complicado modificar el tipo de jornada que despedir a un trabajador.

Otras medidas complemetarias y no menos importantes son las siguientes:

– Incremento del coeficiente para el cálculo de las pensiones.
– Bajada del IRPF para trabajadores cuya jornada laboral sea inferior a 32 horas.
– Penalizar el trabajo temporal en lugar de fomentarlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s